Es mediodía frente a la costa de Cancún, México. Estás en un barco, a punto de sumergirte en un arrecife. Haces una última comprobación de tu equipo. Te dejas caer hacia atrás sobre el agua clara.


Desciendes. Ves algo cerca del fondo marino. Allí te encuentras cara a cara… con otra cara. Forma parte de una estatua cubierta de racimos de algas y pequeños corales. Son muchas las estatuas. ¿Qué es esto? Acabas de sumergirte en el MUSA. Un museo submarino de esculturas. También es un arrecife artificial. Se creó para proteger algunos de los arrecifes naturales de México. 

Cerca de los arrecifes de coral viven catalufas como estas.

Valiosos arrecifes

Los océanos cubren el 71 por ciento de la superficie terrestre. Contienen el 97 por ciento del agua del planeta. Dependemos de los océanos para respirar. Las plantas del océano producen la mitad del oxígeno de la Tierra. Las aguas del océano absorben dióxido de carbono. Y además, los océanos controlan el tiempo.

Los arrecifes de coral son las estructuras vivas más grandes de la Tierra. Tienen una función importante en la salud de los océanos. Además, los arrecifes protegen nuestras costas de las tempestades y las mareas.


Los arrecifes dan comida, protección y zonas de desove a peces y otros animales marinos. Y millones de personas se ganan la vida comiendo y vendiendo lo que pescan en los arrecifes de coral.

Este arrecife natural del Mar Rojo tiene una abundante vida marina.

Arrecifes en apuros

Lamentablemente, la creciente actividad humana afecta a nuestros océanos y arrecifes. Algunos tipos de pesca dañan los arrecifes. El turismo sin control, la contaminación y el cambio climático también los dañan.

La pesca con detonaciones de dinamita dañó este arrecife.

Aquí en Cancún, México, más de 400,000 turistas visitan los arrecifes naturales cada año. Muchos son buceadores principiantes. Causan daños por su falta de experiencia. El MUSA fue creado para que estos buceadores vayan a los arrecifes artificiales, en vez de a los naturales. El plan está funcionando. Muchos de ellos ahora van al MUSA en vez de a los arrecifes naturales.