Arrecifes accidentales

Algunos arrecifes artificiales no se planifican. Muchos se forman a partir de objetos que no estaban ideados para el fondo marino. Aviones que se estrellan o barcos hundidos pueden convertirse en arrecifes accidentales.


En el mar Rojo hay un lugar llamado Sha’ab Abu Nuhas. Es un arrecife de coral frente a las costas de Egipto. Pasar por ahí en barco es peligroso.

ÁFRICA

Mar Rojo

El pecio del Giannis D yace de costado.

Allí hubo cuatro grandes naufragios. Aquellos barcos golpearon el arrecife. Se hundieron y se cayeron por una empinada pendiente. Quedaron medio enterrados en la arena. El Giannis D fue uno de esos barcos. Era un gran barco mercante cargado de madera. En 1983 chocó contra el arrecife. La tripulación abandonó el barco. Una tormenta lo partió. Y se fue a pique.


Si te sumerges allí, lo verás cubierto de corales. Verás pasar tortugas carey, peces de cristal y anguilas. El océano se ha adueñado de él.

Crear un hogar

El S.S. Thistlegorm también está en el fondo del Mar Rojo. Este carguero británico se hundió durante la Segunda Guerra Mundial. El barco llevaba suministros para los soldados. También llevaba armas de guerra. Bombas. Fusiles. Motocicletas. Todo esto sigue en el fondo del mar.

Un buceador observa una sección del S.S. Thistlegorm.

Un futuro de esperanza

Qué extraños se ven estos objetos. Con incrustaciones de coral. Un paisaje lleno de peces. Nada podrá reemplazar un arrecife natural. Pero los arrecifes artificiales son bienvenidos por muchos animales. Con el paso del tiempo, las comunidades marinas prosperan en estos arrecifes.

Una tortuga come corales adheridos a los restos del Giannis D.

Este arrecife artificial está lleno de vida.